El baño debe realizarse 1 vez al mes y se debe realizar con shampoo para mascotas, jamás utilizar productos para humanos ya que la piel del perro es diferente a la nuestra, principalmente si hablamos del famoso PH.

PH es la abreviatura del término “potencial de hidrógeno”, y el cual se utiliza como medida para conocer el nivel ácido o alcalino de cualquier elemento que contenga agua.

Para llegar a él se requiere de instrumentos medidores (pHmetro) que dan un valor entre 0 y 14, de manera que se llama ácidos a los valores entre 0 y 8 (que es el punto medio o neutro), y de 8 a 14 se llamará alcalino.

El valor del pH también puede medirse en la piel, ya que la epidermis (capa superficial) contiene agua, además de grasa, por lo que se denomina hidrolipídica. El abrigo protector natural del perro no tiene una medida neutra, sino ligeramente ácida, pH 7, debido a la presencia de sustancias con esta característica en la piel y que actúan como defensa frente a organismos tóxicos.

Así, lo indicado es mantener el pH propio durante el baño, es decir el champú + acondicionador + agua con un resultado lo más cerca al 7, con lo cual la piel se considerará sana (hasta el límite 7.9), mediante champús o acondicionadores que mezclados con el agua durante el lavado tengan la indicación de esa medida. En el gráfico a continuación podemos ver como varía el PH durante el baño de nuestro perro. Recordemos que el agua de la canilla es alcalina.

El pH del labrador puede variar entre 6.8 a 7.2, por este motivo si escogemos un champú con pH 7 o más, el resultado final será demasiado alcalino al mezclarlo con el agua, y por lo tanto perjudicial para el animal. Se recomienda usa un pH 5.5. para el champú.

En resumen: El pH del shampoo debe ser menos de 7 porque de esta forma se compensa la alcalinidad del agua, y el resultado es un pH neutro, es decir, con un valor situado promedio de 7 que es el pH del labrador.

Previo al baño debemos LIMPIAR LOS OIDOS (fundamental para que no se genere cera excesivamente y evitar la aparición de ácaros que también son parásitos. Para esto debemos embeber un algodón con alcohol boricado, que es el mismo que se utiliza para los bebes, el alcohol boricado se puede hacer preparar en la farmacia, es económico e ideal para los oidos de nuestros perros. También podemos prepararlo agregando ácido bórico al alcohol tradicional, agitar y listo.

Colocar el algodón bien mojado en el canal auditivo del perro, luego bajar la oreja y masajear la base, luego repasar el resto del oído y la oreja para quitar los restos de suciedad.

Otra cosa importante previa al baño es revisar y cortar si fuese necesario las uñas de nuestos perros, para esto hay alicates especiales que pueden comprarase en cualquier pet shop o veterinaria. Recordemos que debemos cortar donde finaliza el vaso sanguineo que lleva sangre al dedo del perro para que no sangre la uña al realizar el corte, en uñas blancas podemos ver esto con claridad, en las uñas negras no pasa lo mismo por lo cual es mas complicado realizar el corte. Hay que prestarle especial antencion al quinto dedo o espolón, porque de las 5 uñas esa es la unica que no apoya en el suelo por lo tanto no se gasta y debemos mantenerla corta para que no llegue un momento donde esa uña crezca de tal forma que se curve y se encarne en el dedo del perro.

Ahora si, pasemos a lo que mas le gusta al Labrador… ¡¡¡EL AGUA!!!

1. Preparar el shampoo de acuerdo a la calidad del mismo. Se pude diluir hasta 1 parte de shampoo y 3 partes de agua y agitar bien.

2. Mojar al perro en su totalidad.

3. Esparcir el shampoo antiparasitario ya diluido en todo el cuerpo ( 4 patas, cabeza, cara, orejas, panza, pecho, cola, cuello, rabo, genitales)… El perro se baña desde la nariz hasta la punta de su cola!!! dejar actuar de 1 a 5 minutos de acuerdo a la cantidad de parásitos que veamos. Si nuestro perro no tiene parásitos podemos utilizarlo igual para prevención.

4. Enjuagar completamente hasta que no veamos espuma en el pelo.

5. Elegir un shampoo apropiado para nuestro Labrador para la segunda mano de shampoo (Anteriormente se explica cual es el apropiado para esta raza). Lavar igual que antes y enjuagar completamente.

7. Secar a toalla o bien con secadores especiales para mascotas grandes llamadas turbinas o sopladoras. Por último cepillar con cardina o cepillo para emprolijar el manto y eliminar los pelos muertos que no salieron durante el baño. También podemos utilizar fragancias para mascotas que nos dará una terminación profesional para nuestro Labrador.

Fuente: Mi Querido Labrador